TORMENTAS ELÉCTRICAS

Detector de Escritorio:

Este detector se conecta a un computador y a una antena especial, capta el rayo a más de 500 km de distancia.

A través de un software y el receptor podemos ver donde caerá y cayó el rayo, para así  montarlo sobre una imagen del piso o del terreno afectado y mostrar claramente sus repercusiones.

El detector de rayos pone un mapa de rayos en directo en su ordenador portátil o de escritorio. En cuestión de milisegundos de un rayo el detector emite un pitido y el equipo muestra la ubicación del golpe.  La antena de la goniometría rayo mide la dirección, mientras que el detector es el receptor y calcula la distancia e intensidad de la señal recibida. El procesamiento avanzado de señal en el software mejora la precisión de distancia, lo que reduce los efectos de las variaciones de golpe- golpe de la energía.

El detector puede advertir de las tormentas tanto estrecha como severa. Si una tormenta se detecta a menos de una distancia predefinida o la tasa de paro supera un límite preestablecido, el producto hace sonar su alarma interna y se activa el tono o notificación WAV. Tanto la tormenta cercana como los estados de alarma de tormenta severa se indican en la parte frontal del receptor.

Detector Autónomo:

Este producto es 100% autónomo, simplemente es necesario instalarlo en faena o donde se requiera acompañado de una fuente de alimentación.

 Se programa en fábrica para que de aviso mediante una alarma según el área de resguardo o la zona que se quiere proteger dependiendo de la necesidad del cliente.

Esto permite trabajar tranquilamente en terreno ya que por medio de una baliza y alarma se avisará cuando la tormenta se acerque y así se podrá evacuar la zona o detener sólo algunos sectores manteniendo la producción a su mayor expresión posible.

Es muy importante también que el empleado este siempre respaldado por una persona que este monitoreando periódicamente las tormentas con el detector de escritorio, de tal forma de tener un plan de contingencia frente a un evento de tal magnitud frente a un área muy concurrida para trabajos industriales y un posible fallo del detector autónomo.

Balizas:

Las balizas son un conjunto de elementos que facilitan la detección de tormentas eléctricas, constan de un detector de escritorio conectado a un servidor como base del sistema. Este detector transmite la información de las tormentas en forma autónoma ya sea a todas las balizas ubicadas en la industria o a las balizas correspondientes al área que se desee dar aviso.

Por medio de un software que al igual que el  detector de tormentas está en constante funcionamiento, permitirá identificar el área y transmitir la señal a las balizas por radio, gprs u otro tipo comunicación elegido.

La idea es que por ningún motivo pase desapercibido un aviso preventivo de tormenta eléctrica ya que éstas son uno de los principales problemas por los cuáles se producen pérdidas en la industria.

Cada baliza posee una alarma muy potente la cual se configura para las características de sonido y su frecuencia de aviso en caso de estar activada.

.

Pararrayos:

Este producto sirve para descargar las tormentas eléctricas a tierra por medio de un cable de cobre evitando en su gran mayoría el efecto que esta pudiera llegar a producir sobre los equipos, evitando que se quemen estos y además evitando perder los datos que es lo más importante de la estación.

Un pararrayos técnicamente es un instrumento cuyo objetivo es atraer un rayo ionizando para llamar y conducir la descarga hacia tierra, de tal modo que no cause daños a personas o construcciones cercanas. Los pararrayos consisten en un mástil metálico (acero inoxidable, aluminio, cobre o acero), con un cabezal captador. El cabezal tiene muchas formas en función de su primer funcionamiento: puede ser en punta, multipuntas, semiesférico o esférico y debe sobresalir por encima de las partes más altas de la construcción. El cabezal está unido a tierra, mediante un cable de cobre conductor.

La toma de tierra se hace mediante picas hincadas en el terreno, mediante placas conductoras también enterradas, o bien con un tubo sumergido en el agua de un pozo. En principio, un pararrayos protege una zona teórica de forma cónica con el vértice en el cabezal; el radio de la zona de protección depende del ángulo de apertura de cono y a su vez éste depende de cada tipo de protección.

Pararrayos cebado a dispositivo SATELITTM+G2:

Segunda generación de la gama de los pararrayos a dispositivo de cebado, ofrece por la estructura de sus circuitos eléctricos optimizados y la utilización de componentes específicos elaborados por nuestros ingenieros, funciones mejoradas de capacidad impulsionales de ionización cuyas eficacia y fiabilidad están probadas por laboratorios independientes en Francia y en el extranjero. Para el uso de los profesionales y simple de utilización, hay un controlador para el SatelitTM+G2, que verifica el buen funcionamiento del equipo a su proximidad.

FUNCIONES CERTIFICADAS:

Los productos de la gama SatelitTM+G2 fueron probados en el centro de pruebas de Bazet (Francia), certificado COFRAC, con la asistencia y con el control de Lloyd’s Register así como el laboratorio alta tensión de Pekín (China). Las pruebas realizadas según la norma NFC 17-102 confirmaron las funciones del SatelitTM+G2; los certificados de pruebas son disponibles a petición.